Notícias Aquapol

Notícias y eventos

¿Cómo afecta la humedad por capilaridad a la estructura de un edificio?

¿Cuáles son las consecuencias de las humedades en paredes interiores y en la estructura de un edificio? Lo vemos en este nuevo post del blog para que juegues con ventaja y estés alerta para poner remedio cuanto antes a la situación.

Lo primero a tener en cuenta es que, cuando un muro de carga presenta un problema de humedades, estamos en una situación de peligro que hay que atajar con celeridad. Si además la estructura es la encargada de sustentar y soportar la casa, perderá sus propiedades. Dicho de otra forma, un muro de carga dañado por las humedades pondrá en peligro a la edificación en su totalidad. En Aquapol España te recordamos que las paredes de carga son una clase de partición interior del edificio, en concreto, la estructura que sustenta y soporta la construcción. Entre sus cometidos esenciales, está el de absorber el peso y transmitir los esfuerzos a los cimientos. Por eso han de tener un mínimo espesor que dependerá de la altura de la pared y del material. La porosidad de los materiales de construcción hace que sea más fácil que aparezcan problemas de humedades.

Ubicación de los muros de carga

Se pueden localizar empezando por la parte más baja de la edificación. Por ejemplo, los sótanos, las bodegas o los garajes. Las paredes exteriores suelen ser muros de carga que llegan hasta la base. En el caso de las viviendas unifamiliares, las paredes exteriores están separadas y por eso será más fácil que haya más paredes de carga que soporten la estructura. Para detectar humedades en los muros de carga hay que prestar atención también a elementos como viguetas y travesaños.

Edificios antiguos y humedades por capilaridad

La humedad por capilaridad es una patología de construcción más frecuente en edificios antiguos. En la mayoría de los casos el origen es una deficiente o ausente impermeabilización de los cimientos del edificio con respecto al terreno. Esto fomenta que suba la humedad a través de los materiales de construcción. Como antiguamente muchos edificios se construían directamente sobre el terreno o sobre una losa de cimentación sin impermeabilizar, estas construcciones suelen presentar más problemas de humedad. A esto se suma la antigüedad, lo que hace que la mayoría de humedades por capilaridad se den en estos inmuebles. La consecuencia más peligrosa de la humedad en las estructuras es que su capacidad portante disminuya. Además, la existencia de sulfatos en las aguas procedentes del terreno puede favorecer la disgregación de los elementos constructivos, provocando la pérdida de sección de los muros y pilares que sostienen la estructura. Además, la presencia constante de humedad también puede redundar en el lavado de los componentes de los morteros, produciéndose una disgregación de cales y cementos y favoreciendo la pérdida de cohesión de piedra y ladrillos. En resumen, tenemos que prestar atención a las humedades que puedan aparecer, tanto en los muros de carga, como en las paredes de menor importancia para la estructura del edificio. Ante cualquier señal de humedad en las paredes ponte en contacto con los profesionales de Aquapol España para frenar la situación.
©2020 Aquapol España

Buscar